lunes, enero 22, 2018

Antonio Maria Delgado: El secretario general de la OEA, Luis Almagro expresó: elección presidencial sólo hundiría a Venezuela en seis años más de dictadura :



 El secretario general de la OEA, Luis Almagro, advirtió que realizar elecciones presidenciales este año solo condenaría a los venezolanos a seis años más bajo la tragedia de Nicolás Maduro. Pedro Portal el Nuevo Herald

*******
Almagro: elección presidencial sólo hundiría a Venezuela en seis años más de dictadura

Por Antonio Maria Delgado
adelgado@elnuevoherald.com    
20 de enero de 2018

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, criticó el sábado el diálogo entre la oposición y el régimen de Venezuela y advirtió sobre los peligros de realizar elecciones presidenciales este año bajo el control de la dictadura, diciendo que eso solo condenaría a los venezolanos a seis años más de Nicolás Maduro.

Ninguna elección que salga de esta dictadura, en estas condiciones, va a traer un cambio político para el pueblo venezolano, ninguna elección que salga de esta dictadura y con estas condiciones le va a dar soluciones a la gente”, explicó Almagró ante decenas de venezolanos congregados el sábado en un evento en Doral.

Las elecciones representan “aplicarle la peor sanción a los venezolanos. No hay peor sanción que se le puede aplicar al pueblo venezolano que seis años más del régimen de Maduro. Eso definitivamente es así”, insistió en el evento organizado por la Coalición Internacional por Venezuela.

Aunque el secretario general de la Organización de Estados Americanos no mencionó directamente a los partidos de oposición que participan en las conversaciones que se llevan a cabo en República Dominicana, sus palabras en realidad constituyen una dura crítica a la actuación de sus principales dirigentes, quienes han concentrado sus esfuerzos en negociar con Maduro la realización de los comicios.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Roberto Álvarez Quiñones: ¿Necesita Alejandro Castro ser presidente?




Tomado de http://www.diariodecuba.com

¿Necesita Alejandro Castro ser presidente?


Por Roberto Álvarez Quiñones
Los Ángeles
22 de enero de 2018

El único hijo varón de los cuatro que tiene Raúl Castro, Alejandro, no necesita, como algunos creen, ser presidente del Consejo de Estado, ni miembro del Buró Político del Partido Comunista, ni tener grado de general.

Con su padre vivo, tiene más que eso como hijo consentido y su mano derecha. Y como miembro clave de la todopoderosa Junta Militar que manda en Cuba, a la que no pertenece, por cierto, Miguel Díaz-Canel. Por si fuera poco, como coordinador de los servicios de contrainteligencia e inteligencia Castro III es el Fouché cubano, el hombre más temido por la nomenklatura cívico-militar.

Este coronel de 52 años es hoy, de hecho, el hombre más poderoso de Cuba luego de su papá. Una llamada telefónica suya hace temblar más a cualquier jerarca castrista, civil o militar, que una llamada de Machado Ventura, el vice dictador por ser el segundo secretario del Partido Comunista (PCC).

Además, el general Castro quiere que su hijo lo sustituya, pero no como presidente, cargo que no valdrá nada, sino como primer secretario del PCC en 2021, que es el cargo que constitucionalmente confiere la condición de dictador.

El general argumenta que no es un capricho suyo a la norcoreana para perpetuar la dinastía, sino que Alejandro es joven y capaz, y lleva el apellido de Fidel, el líder eterno de la revolución. O sea, que con su hijo el castrismo sigue siendo castrismo legítimo. Y posiblemente sueña que solo lo seguirá siendo si a Alejandro luego lo releva el hijo de éste, ya mayorcito, que tuvo con Marietta Calis Lauzurica.

(Alejandro Castro Espín)

En el VII Congreso del PCC, en abril de 2016, el general Castro anunció que la edad máxima para entrar al Comité Central del PCC sería —y ya es—, de 60 años, y que la edad máxima para tener cargos de dirigente en el PCC es de 70 años. Ese cambio partidista lo hizo el dictador pensando en su hijo, y no como presidente precisamente. Pero para 2021 faltan tres años en los pueden pasar muchas cosas, entre ellas que Castro II muera y Castro III se quede colgado de la brocha.

"Hijo de papá" provisional

Porque Alejandro tiene un problema. Su omnipotencia política y estatal depende exclusivamente de sus lazos sanguíneos con el dictador, quien cumplirá en junio 87 años. O sea, no parece que vaya a saborear las mieles del poder por mucho tiempo.

Por sí mismo, como "cuadro" (en la terminología castrista), Castro Espín carece de hoja clínica. Tampoco tiene apoyo dentro del generalato, ni dentro de la élite civil dictatorial. Y su curriculum vitae es demasiado pobre.

Difícilmente los principales generales castristas, muchos de ellos con heridas de guerras en África, aceptarían subordinarse a un advenedizo, sin experiencia como militar, con serios problemas para comunicarse y relacionarse con los demás, solo porque es hijo de papá. Encima, es conocida su mediocridad intelectual.

O sea, Castro Espín no dispone de ningún activo que lo avale ante los militares, ni ante la claque civil dirigente, y mucho menos ante los cubanos de a pie, que simplemente no lo conocen.

Claro, con Castro Ruz vivo el coronel por ahora tiene quien le escriba. Ostenta el poder de un mariscal, no importa su incapacidad o el tamaño de las estrellas en sus charreteras. Eso confunde y por eso muchos lo ven como posible sucesor de Castro II como presidente, en abril próximo.

Es cierto que siendo hijo de papá, como presidente tendría mucho poder real, pero aunque en el castrismo nada es descartable, sin background político suficiente, Raúl Castro no va a imponer a su hijo como jefe de Estado dentro de dos meses. Lo que quiere el general es que cuando él se retire del Gobierno, el país regrese a los tiempos de Osvaldo Dorticós, mandatario de "mentiritas", y que Alejandro, ya más "hecho", sea el próximo dictador en 2021.

Presidente para vender imagen

Sea Miguel Díaz-Canel, Bruno Rodríguez, el general Alvaro López Miera, u otro jerarca civil o militar, el nuevo jefe de Estado tendrá poco poder.

Las apuestas hasta ahora favorecen a Díaz-Canel, quien no forma parte de la todopoderosa Junta Militar. No tiene poder, ni lo tendrá ningún otro nuevo presidente, pues seguirá concentrado en Raúl Castro, más arropado que antes por el generalato. En el castrismo los civiles nunca han mandado en verdad.

El nuevo presidente solo tendrá la misión de administrador, y la de vender imagen. Será presentado al mundo como expresión de la renovación y traspaso de poder en la cúspide dirigente cubana, como ya lo creen tantos en Latinoamérica y la Unión Europea.

Así pintan las cosas mientras Castro II viva. ¿Qué pasaría si muriese? Podrían ocurrir muchas cosas. Precisamente para prevenir las no deseables para él, quiere que su relevo sea Alejandro.

Como el caudillo ha decidido no retirarse del PCC hasta 2021 —a menos que la muerte lo separe del cargo o a le dé la gana—, es bueno aclarar que es falsa la imagen que dan algunos politólogos que presentan a Castro II como hombre pragmático y más realista que otros "históricos" de línea dura.

Craso error. Raúl y Machado Ventura encabezan el ala política más troglodita de la dictadura. Y Castro Espín, pese a ser joven y no tener la nostalgia de los "históricos", es tan dinosaurio, o más, que su padre.

El único pragmatismo visible de Castro II, más negativo no puede ser. Quiere que las Fuerzas Armadas dominen por completo la vida nacional, sobre todo la economía. Para ello lógicamente cuenta con el apoyo de los militares, que se benefician cada vez más de privilegios y prebendas. ¿Podría un nuevo presidente, marioneta del dictador y la Junta Militar, oponerse a eso?

Generales, coroneles y sus familiares controlan ya el 70% de la economía nacional y se entrenan como gerentes de las industrias y actividades que son rentables, o podrían serlo, para convertirse luego en sus propietarios definitivos, como en Rusia.

Sin nuevo liderazgo no habrá cambios

La brújula raulista, militarista hasta el tuétano, conduce idealmente a un capitalismo de Estado militarizado, con rasgos chinos, fascistas y rusos, pero sin permitir que surja un gran sector privado como el que ya genera el 70 % del Producto Interno Bruto de China. Los capitalistas serían los militares y parte de la burocracia civil subordinada ellos, no los cuentapropistas.

Mientras tanto, muchos palos y pocas zanahorias para los cubanos de a pie. En este proyecto diabólico no hay espacio para los imprescindibles cambios políticos que necesita la nación, que con la crisis de su mecenas venezolano se encuentra peor que nunca en materia social y económica.

Los cambios no los van a iniciar ni Díaz-Canel, ni ningún otro nuevo presidente. Para que los haya deben salir de escena los dos Castro actuales, toda la claque militar y civil actualmente en el poder, y dar paso a un nuevo liderazgo. En los países excomunistas los cambios del sistema estuvieron a cargo de nuevos dirigentes reformistas, no atados al nefasto pasado comunista, ni manchados de sangre como Raúl Castro y su casta depredadora.

La perestroika que puso fin al campo socialista europeo no la iniciaron Leonid Brezhnev, o Konstantin Chernenko, sino Mijail Gorbachov. Cuba no será la excepción. Pero para ello el régimen debe sentirse muy presionado desde dentro del país, y desde fuera.

Y para explicar mejor la pregunta del título: Alejandro Castro no necesita ser presidente porque tiene más poder en las sombras a la diestra de su padre. Como zar de la contrainteligencia todos le temen. Eso le gusta. Alimenta su vocación de represor.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

domingo, enero 21, 2018

Antonio Rodiles desde Cuba: Cuba: Un año con Donald Trump


 Palabras del presidente Trump sobre nueva política hacia Cuba el 16 de junio de 2017
 ***********
Tomado de https://www.martinoticias.com

Cuba: Un año con Donald Trump

Por Antonio Rodiles
Enero 20, 2018

LA HABANA, Cuba.- El triunfo de Donald Trump el 8 de noviembre del 2016 resultó para muchos una gran sorpresa, para otros un desenlace esperado y deseado.

Las violaciones de derechos humanos en Cuba vivían una apoteosis mientras el régimen recibía más y más recompensas. Hillary Clinton había prometido que de ganar la presidencia su política daría continuidad a la de Obama y uno de sus objetivos sería el levantamiento total del embargo. Trump, en cambio, representaba un giro potencial a la indolente agenda de su predecesor hacia la Isla.

Su visita a Miami durante su campaña electoral lanzó señales. Repitió en varios mítines que apoyaría al pueblo cubano. Su declaración al morir Fidel Castro contrastó con la del todavía presidente Barack Obama. Trump llamó dictador brutal a ese ser despreciable y mencionó sus abusos y desmanes. El régimen hizo un silencio nada habitual.



El comienzo del mandato de Trump el 20 de enero puso un freno a la dirección y ritmo del llamado deshielo. Tan solo con sus primeras declaraciones se limitaron las visitas de políticos, hombres de negocios, artistas y otros que llenaban pasarelas. Se hicieron menos frecuentes los intercambios entre el oficialismo del régimen y el gobierno norteamericano.

El discurso triunfalista del castrismo daba espacio a uno mucho más cauto, con críticas que nunca señalaban directamente la figura del nuevo mandatario. Frases como: el presidente no está bien asesorado, acompañaban las malas nuevas que llegaban del norte.

La posición del presidente se oficializó el 16 de junio en la ciudad de Miami, frente al exilio y algunos opositores de dentro de la isla. El régimen, antes bendecido y legitimado, era colocado ahora en su justo lugar, el de una dictadura cargada de crímenes y violaciones.

(El Presidente Donald J. Trump y la destacada ex presa política Cary Roque el 16 de junio de 2017 en un teatro de la ciudad de Miami cuando se reunión con el Exilio cubano y con opositores cubanos antiCastristas  residentes en dicha ciudad)

Tendenciosos analistas y voceros predecían que la política de Obama era irreversible, que los cambios de Trump serían solo cosméticos. Lo cierto fue que la etapa de todo a cambio de nada terminó.

El régimen consolaba a sus acólitos argumentando que las medidas y su aplicación no irían aparejadas. Sus agentes salían con discursos aparentemente antagónicos: por una parte, que era un regreso a la guerra fría; por otra, que las medidas anunciadas eran inocuas.

¿Por qué esa aparente contradicción? Definitivamente iban dirigidos a públicos distintos. Uno, para activar a sus aliados contra la nueva agenda; otro, para calmar sus tropas al interior de la Isla. La planificada transferencia de poder de Raúl Castro a sus herederos se desajustaba.

El marcaje de GAESA, como principal blanco de las sanciones, golpeó directamente los planes de garantizar el futuro de esa casta en el poder. Los militares, tanto los que pasarían a retiro como los nuevos que conforman la red del coronel Castro Espín, ya no podrán amasar los prometidos campos de golf, la gerencia y administración de marinas y hoteles desbordados por turistas americanos.

Al mismo tiempo, la presión y sanciones de la administración sobre la narcodictadura de Venezuela ha complicado aún más el escenario para el castrismo. Si bien el chavismo logró debilitar las multitudinarias protestas, la crisis económica no muestra solución posible y mantiene al país en un estatus volátil, cerrándose así para el totalitarismo cubano otra puerta de escape.

Para completar, se destaparon los ataques sónicos. Situación que quizás ha sido, en la práctica, el principal golpe a la política de deshielo. Una glaciación inmediata que culminó el trasiego de agentes de influencia que el régimen movía en ambos lados de estrecho de la Florida.

El régimen cubano muestra su vulnerabilidad ante una administración a la que teme, porque no le ofrece certidumbre alguna. Su experiencia y consejeros le recomiendan estar lo más quieto posible, dejar correr el tiempo para sobrevivir. Alimentar la ilusión de aliados y secuaces, convencerlos de que este es solo un mal momento transitorio.

Es importante remarcar la influencia que han retomado los actores opositores al régimen dentro y fuera de la Isla, así como el papel de los cubanoamericanos tanto en el ejecutivo como en el legislativo estadounidense.

Aunque el giro anunciado aún no se ha aplicado en toda su extensión y rigor —como explicara recientemente el director de políticas de la Casa Blanca Dr. Carlos Díaz Rosillo—, la política está viva y seguirá moviéndose en la dirección de beneficiar al pueblo cubano y no al régimen.

La nueva agenda ha servido también para afincar el esbozo de un mapa político fuera del castrismo, que por supuesto incluye a la oposición. Grupos y figuras antiTrump se desmarcan o guardan silencio sobre la nueva actitud hacia la Isla. Otros la acogemos porque se alinea con nuestras permanentes demandas de presión al régimen.

La dictadura, desesperada, ha salido a apelar ayuda de sus aliados. Una Federica Mogherini, con un discurso claramente antiTrump, finalizó recientemente una visita a la Isla. Sus palabras descubrieron el temor de sus anfitriones y la necesidad de escuchar mensajes de salvación.

El primer año de Donald Trump hacia Cuba se resume en un claro frenazo a la agenda neocastrista, un reencuadre de la problemática cubana y de sus actores políticos. En su segundo año enfrentará uno de los períodos más inciertos y definitivos para nuestra nación.

[Publicado originalmente en Cubanet]

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Pedro Corzo: Recuento: el castrismo destruyó todo lo creado

 Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

En el documental  ¡Viva la República! , del director de cine  Pastor Vega (conformada mediante documentales robados a principios de la Robolución al afamado cineasta Alonso ) se vilipendia a la República de Cuba; uno de los guionista de ese documental fue Jesús Díaz.  quién posteriormente funda en España la revista Encuentro de la Cultura Cubana. Años después de escribir el guión de dicho documentalJesús Díaz cambió totalmente su perspectiva sobre la República de Cuba y eso  se puede verificar en el número 24 de dicha revista que es un homenaje a la República de Cuba por su centenario. Un fragmento escrito por Jesús Díaz dice:

¨Más allá de sombras, contradicciones y tensiones cuentan los resultados. Y locierto es que la República partió de una realidad terrible en 1902 y que, como prueban varios de los trabajos que publicamos, en 1959 la Cuba republicana estaba situada no solo entre los primeros países de América Latina en muchos de los principales indicadores de desarrollo económico, social y cultural, sino que tam- bién superaba en algunos de ellos a países europeos como España, Portugal, Gre- cia o la propia Italia. La Cuba republicana era una nación que acogía inmigrantes —españoles, chinos, judíos, árabes, italianos, jamaiquinos, haitianos—; la Cuba actual, en cambio, es desde hace años y años una fuente inagotable de exiliados que emigran hacia los más diversos países con la esperanza de encontrar en ellos lo que el nuestro les niega¨
 
En el libro La verdadera República de Cuba, escrito por el Dr. Andrés Cao Mendiguren,  uno de los  mejores libros sobre la república cubana (1902-1958 ) que se ja escrito (quizás el mejor de los que  he leido en mi vida),  incluyendo la monumental obra en 10 tomos Historia de la Nación Cubana, aunque este último incluye el período colonial y llega hasta el año 1952, se lee:

 ¨Cabe decir que aquellos pensamientos de 1913 expresaban una realidad  porque esa nación  se alcanzó muy pronto  en décadas posteriores,  aunque en 1959  fue demolida por los que  usurparon el poder, y ha sido vilipendeada  por una oleada de intelectuales comprometidos o  mediocres. El testimonio de ello es que Cuba ocupaba  las primeras posiciones  en todos los renglones de los anuarios de las Naciones Unidas  para la América Latina. Y hay que reconocer que estos logros  tan destacados  no se hubieran podido conseguir  si nuestros gobernantes, y a pesar de sus errores,  no hubieran tenido interés  y acierto para  resolver los problemas de la sociedad cubana, si nuestros legisladores no nos hubieran  dado una legislación avanzada  y moderna, o si el  pueblo cubano no hubiera estudiado  y trabajado  para superarse. El pueblo cubano era exigente  y siempre aspiraba  a lo mejor, pero tenemos  que acusarnos  de un pecado,  y es que  cuando no lo lográbamos plenamente, en vez de analizar  los fallos  y aplaudir lo logrado, prodigábamos una crítica irresponsable.¨ (Cao, 2008, p. 87)

 **********************
Tomado de https://www.martinoticias.com/
Recuento: el castrismo destruyó todo lo creado

*********
El castrismo, una forma de gobierno con más características teocráticas que republicanas y que controla el país hace 59 años, tiene en su haber la destrucción de prácticamente todo lo que se había creado en la Cuba Republicana.
*********

Por Pedro Corzo
Enero 19, 2018

"Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor", fue la promesa del inolvidable primer ministro británico Winston Churchill cuando asumió el cargo ante el Parlamento del Reino Unido en plena Segunda Guerra Mundial el 13 de mayo de 1940 , mientras, su homólogo cubano, Fidel Castro, el 16 de febrero de 1959, cuando asumió igual posición, pero sin competir en elecciones sino por la renuncia obligada de su predecesor, José Miró Cardona, dijo: “No queremos exaltar las pasiones. Pero bueno es que no dejemos de levantar la intriga y las maniobras de los contrarrevolucionarios. Porque si lo que están es perturbando, peor será para ellos, porque mientras más exalten las pasiones del pueblo peor será para ellos. Y el pueblo está severo, vigilante, exigente”.

Palabras amenazadoras si se tiene en cuenta que el paredón estaba en su apogeo.

La realidad es que tanto Churchill como Castro cumplieron sus promesas, el pueblo británico sufrió y padeció lo indecible durante la segunda guerra mundial pero el liderazgo de su premier impidió la debacle de la nación, mientras, Castro, fiel a su discurso inicial como jefe de gobierno, nunca dejó de promover el sectarismo y la confrontación entre los cubanos, la generación de nuevos conflictos y la incentivación de los existentes, estimuló sin descanso el odio y la violencia entre sus partidarios contra aquellos que cuestionaban su mandato, a la vez que destruía los fundamentos de la nación.

Mientras Churchill nutría los valores sobre los que se levantaba la cultura nacional, Castro inició un constante y sistemático ataque contra los cimientos éticos e históricos de Cuba, demonizando el pasado y pervirtiendo el concepto de ciudadano para formar una masa que respondiera ciegamente a su manipulación.

Cuba nació como república en 1902 y concluyó en 1959, 57 años turbulentos pero con claros progresos sociales y económicos, con obras espirituales y materiales que se pueden mostrar con orgullo a las nuevas generaciones, sin embargo, el castrismo, una forma de gobierno con más características teocráticas que republicanas y que controla el país hace 59 años, dos más que lo que existió la República, tiene en su haber la destrucción de prácticamente todo lo que se había creado y daños a la nación muy difíciles de reparar.

En 1958 Cuba era el tercer país del continente con mayor solidez monetaria por sus reservas de oro, dólares y valores convertibles. En el presente el peso cubano no tiene ningún valor.

La alfabetización en la isla era del 78 por ciento y sus índices de salud se situaban al nivel de los de una nación desarrollada. En 1958, era el país que dedicaba mayor porcentaje del gasto público para la educación en América Latina, con el 23 por ciento, Argentina tenía el tercer puesto con el 19.6, México el séptimo con 14.7 %.

Sin dudas que había muchos problemas pendientes pero entre 1,943 al 1,957 se duplicaron las escuelas rurales públicas a 4,924, y se incrementaron en un 50 % las urbanas para 17,560.

La educación privada, incluyendo la religiosa, prohibida a partir de 1961, estaba representada por 1700 escuelas y servía a 200,000 alumnos. Los padres seleccionaban libremente las escuelas para sus hijos y determinaban si recibirían o no educación religiosa.

La capacidad de importación en 1958 llegaba al 66%. Funcionaban en la isla en ese año, 48 bancos comerciales, la mayoría de capital nacional, con 273 sucursales. Tenía la inflación más baja de Latinoamérica con 1.4%, la media era de México con 7.8 y la más alta Bolivia con el 63 por ciento.

Ocupaba el cuarto lugar a nivel mundial en recibir el mayor porcentaje de remuneración por obreros y empleados, en relación con el ingreso nacional en 1958.

Por supuesto que el país no era un paraíso o algo parecido. Había problemas de diferente índole. La corrupción era una penosa lacra y el clientelismo político una realidad, había sectores que padecían pobreza extrema, sin embargo, la capacidad productiva del país era tal alta que a pesar de esos y otros males, estaba en capacidad de resolver los problemas sociales que ha agudizado la dictadura totalitaria de los Castro.

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Carlos Alberto Montaner econtinúa en su yihad de abuelo dolido en contra del Presidente Donald Trump: Todos somos noruegos


Todos somos noruegos

Por Carlos Alberto Montaner
20 de enero de 2018

 
 
 Nota: Ninguna de las fotos y los comentariossobre ellas aparecen en el artículo original de CAM. Las fotos y comentarios fueron añadidos en este post por el Bloguista de Baracutey Cubano

Donald Trump quisiera inmigrantes noruegos. Gente rubia, alta, ordenada, laboriosa, educada y limpia. Gente exitosa con quienes comparte rasgos físicos y ciertos comportamientos.

Pero lo probable es que no tenga éxito. Hoy los noruegos poseen un nivel de vida más alto que el estadounidense y encuentran que en su país democrático, libre y pacífico abundan las oportunidades de mejorar con el propio esfuerzo. No tienen por qué emigrar. A casi nadie le gusta marcharse a lo desconocido.

En cambio, el destino (o la geografía, que es casi lo mismo), le ha deparado a Trump inmigrantes mexicanos, brasileños, guatemaltecos, cubanos, puertorriqueños, dominicanos, hondureños, haitianos, colombianos y —últimamente— venezolanos, y otros shitty people que huyen de sus fallidas sociedades en busca de seguridad y progreso. (Shitty people, “gente de mierda”, es el término denigratorio e injusto que ha puesto en circulación el propio presidente de Estados Unidos en una conversación supuestamente privada).

En realidad, dos tercios de la población mundial están mucho más cerca de los shitty people que de los noruegos. Una laxa descripción de las sociedades de la India, Pakistán, Filipinas, Indonesia, China, las naciones árabes y subsaharianas, una parte de Europa, Rusia y América Latina, provocarían en Trump la misma ofensiva definición que usó para referirse a salvadoreños, haitianos y africanos.

(Donald Trump junto a Rosa Parks un símbolo de la lucha por los derechos Civiles y también junto al boxeador Muhammad Alí cuando fueron premiados, junto a otras personalidades,  por ayudar a desarrollar las comunidades negras en los EE.UU.)

En todo caso, es absurdo pensar que la solución a los problemas está en la homogeneidad social. Contar con una sola raza, una sola religión, un solo idioma sólo nos garantiza el aburrimiento, la monotonía y el atropello. Por ese camino se llega al nazismo y al exterminio de las personas diferentes. El mensaje glorioso de las ideas republicanas y de las monarquías parlamentarias es que la diversidad no sólo es inevitable: resulta, además, muy conveniente.

En el censo de 1790 en Estados Unidos había, grosso modo, cuatro millones de americanos blancos, casi todos de origen inglés o irlandés, y medio millón de esclavos negros. De los aborígenes quedaban un puñado que ni siquiera solían ser contados. En 2018 son 325 millones de personas, de las cuales el 72% es blanco, el 13 negro, el 16 hispano, extraña definición que tiene que ver con el colonizador europeo.

Ese enorme salto se ha logrado mientras el país se desplazaba a la cabeza del planeta. En 1890 Estados Unidos ya era la mayor economía del mundo. Después de más de un siglo continúa siéndolo, aunque sólo crece al ritmo de un 2% anual. Eso quiere decir que, al menos hasta hoy, ha funcionado espléndidamente la máquina de convertir shitty people en ciudadanos productivos y creadores de riqueza, extremo que no debe sorprendernos: la especie es la misma. Cambian las circunstancias, los incentivos y las instituciones,

Los hijos de los campesinos polacos o rusos, en numerosos casos procedentes de minúsculas aldeas judías o shtetl, se transformaron en notables médicos, abogados y scholars de toda índole. Los hindúes, fragmentados en 200 castas en su país de origen, en Estados Unidos constituyeron el segmento con más alto nivel de ingresos. La segunda generación de cubanos, cuyos padres habían transformado a su isla en un improductivo desastre colectivista, alcanzaron un notable grado de escolaridad y desempeño económico.

(Con su entonces novia  dominicana)

Lo que quiero decir es que Estados Unidos no necesita noruegos. Necesita instituciones, leyes justas, oportunidades de desarrollarse y estímulos morales y materiales para el emprendiento individual. Si eso se mantiene, los haitianos, lentamente, se transformarán en noruegos aunque mantengan sus rasgos étnicos.

Al fin y al cabo, los admirables noruegos de hoy fueron fieros vikingos, rústicos y brutales, que tenían la fea costumbre de escupir en la bañera por la que todos solían pasar a quitarse la sangre y el barro del camino tras el exterminio de pueblos adversarios. Entonces los noruegos eran shitty people.
****
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS EN EL BLOG DE MONTANER.

 Rosario Moreno 20 January 2018
Con “Todos somos noruegos,” Carlos Alberto Montaner pone en su sitio a Donald Trump sin la desfachatez que caracteriza el vocabulario y la actitud del presidente. Lo hizo con clase, elocuencia y objetividad, todo lo que le falta a esta Casa Blanca. Bravo.

*****
 Efrain Montero 20 January 2018 responde el comentario anterior

Quien se pone es su sitio es don Carlos Alberto Montaner, se suma a los mentirosos al propagar como cierta la vil mentira del senador Dick Durbin (D-IL). Ningún periodista estuvo presente en la reunión en Casa Blanca entre Trump y senadores de ambos partidos, solo el notorio mentiroso de del senador Dick Durbin lo afirma y, sin clase alguna, CAM se apunta como caja de resonancia. Senadores republicanos afirman diferente, los otros demócratas callan.

Illinois Senator Dick Durbin Has a Long History of Lies and Calumny

La pregunta de Trump, en el debate fue más o menos así:

¿Por qué insisten el partido demócrata en traer gente que necesita de ayudas gubernamentales? es la pregunta de Donald Trump en la Casa Blanca. ¿Por qué no tener ese espacio a gente que se pueda valer por sí misma y contribuya creando trabajo, una inmigración basada en méritos no en “chain migration”?, continuó el presidente.

¿Cuál es la respuesta? El partido demócrata necesita de los votantes que necesitan ayuda, los necesita de clientes a cambio de sus votos de la misma manera que mantiene drogados (y paralizados) a los Afroamericans. Esa es la estrategia que usan desde los 70. Debemos recordar que California era republicana hasta la invasión de los mexicanos
.
***********
LOS DEMÓCRATAS NO QUIEREN 'DACA', QUIEREN LA GUERRA

(FRAGMENTO)
*********
¡Resulta inaudito que los demócratas pongan los intereses de los extranjeros por encima de la protección a sus propios ciudadanos!
*********
Por Alfredo M. Cepero
Director de www.lanuevanacion.com
Sígame en: http://twitter.com/@AlfredoCepero
18 de diciembre de 2018

Hace un par de semanas, el Presidente Donald Trump hizo algo inesperado por sus enemigos y celebrado por sus partidarios. En un gesto de transparencia nunca antes visto en el Washington de la corrupción y de la ciénaga, Trump reunió alrededor de la misma mesa a legisladores demócratas y republicanos. Acto seguido, los retó a encontrar una solución al espinoso problema de la legalización de los 800,000 inmigrantes calificados "eufemísticamente" como "dreamers". Para mayor transparencia y como forma de presionar a los participantes, invitó a los periodistas a que fueron testigos del encuentro y les dijo que echaran a rodar las cámaras. De pronto, todo el mundo se vio desnudo y empezó el "estira y encoge".

Fiel a su estilo directo, Trump les dijo que estaba dispuesto a firmar, sin poner objeciones, cualquier proyecto de ley que fuera acordado por un grupo bipartidista de congresistas. Resultó un error que Trump tendría que enmendar más tarde. Algunos demócratas aprovecharon la oportunidad para sugerir que se aprobara primero un proyecto de ley sobre 'Daca' y más adelante un proyecto sobre seguridad en las fronteras.

Los republicanos, por su parte insistieron en que ambos asuntos, "Daca" y la seguridad fronteriza, fueran tratados y solucionados al mismo tiempo. Lamentablemente, la posición del presidente no quedó establecida con suficiente claridad y cada grupo salió de la reunión pensando que había adelantado terreno en su objetivo específico.

De todas maneras, se creó una comisión de media docena de legisladores con la misión de redactar un proyecto ley que fuera aceptable al presidente. Pero, acorde con la tradición de Washington, los tres proponentes de la amnistía irrestricta, prepararon una trampa. Redactaron su mamotreto y, sin contar con los miembros conservadores de la comisión, pidieron una cita por separado con el presidente.

Dick Durbin, de Illinois, Lindsey Graham, de Carolina del Sur y Jeff Flake, de Arizona, se hicieron la ilusión de tener a Trump en el bolsillo con una proposición que ignoraba las medidas sobre seguridad en la frontera. El demócrata Durbin había ganado el apoyo de dos republicanos que detestan a Trump--Graham y Flake--para promover la posición de fronteras abiertas de su partido.

Pero, como les ocurre con frecuencia a quienes viven de ilusiones, sufrieron el desengaño de ver rechazada su ponencia cuando aparecieron por sorpresa en la Oficina Oval los senadores conservadores, Tom Cotton, de Arkansas y David Perdue, de Georgia. Siguiendo las sugerencias de Cotton y Perdue, al igual que su perspicaz instinto político, Trump rechazó de plano la propuesta de los conspiradores y ratificó las condiciones que ponía a cualquier acuerdo que incluyera una solución al problema de "Daca". Exactamente las mismas condiciones que había prometido en el curso de su campaña por la presidencia.

El presidente ratificó que, si los demócratas quieren de verdad legalizar la situación de este grupo, tienen que votar a favor de un presupuesto total, no parcial, para la construcción del muro en la frontera sur. Tienen además que respaldar la eliminación de la llamada "inmigración en cadenas" y de la "lotería de visas"; así como el establecimiento de un sistema efectivo de "verificación electrónica" por las empresas del estatus migratorio de sus empleados.

La decisión de Trump fue la única que podía tomar para cumplir sus promesas electorales y conservar el apoyo de las multitudes hasta hace poco ignoradas que lo pusieron en la Casa Blanca. De haber caído en la trampa tendida por Durbin y compañía habría cometido suicidio político. Se habría arriesgado nada menos que a entregar el control del capitolio a los demócratas en las parciales de este año y a comprar un boleto de regreso al Trump Tower en el 2020.
***************
EN TODOS LOS PAÍSES HAY DE TODO: BUENO, REGULAR Y MALO AUNQUE NO EN LAS MISMAS PROPORCIONES. TODOS QUEREMOS LO MEJOR PARA NUESTROS PAÍSES DONDE VIVIMOS ¿DE DÓNDE Y COMO SELECCIONAR LAS PERSONAS  PARA QUE EMIGREN HACIA NUESTROS PAÍSES?

Tabla mostrada en el programa El Espejo conducido por el periodista Juan Manuel Cao  en la televisora America TeVe
Por otra parte 
Por Darío Mizrahi
 25 de enero de 2017
dmizrahi@infobae.com
(Fragmentos)

Nueva Zelanda y Dinamarca son los países menos corruptos del mundo, según el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2016, que acaba de presentar Transparencia Internacional (TI). Obtuvieron 90 puntos sobre 100, que sería el nivel mínimo de corrupción que se puede tener. Completan las primeras posiciones del ranking Finlandia (89), Suecia (88), Suiza (86), Noruega (85), Singapur (84), Holanda (83), Canadá (82), y Alemania, Luxemburgo y el Reino Unido (81).

"Si bien ningún país está exento de corrupción, los países en el extremo superior comparten características de gobierno abierto, libertad de prensa, libertades civiles y sistemas judiciales independientes", sostiene el informe de TI.

*El ranking va de los menos a los más corruptos, y el índice de 100 (mínimo de corrupción) a 0 (máximo de corrupción)

Esta organización no gubernamental, que elabora el índice líder en materia de transparencia en la administración pública desde 1995, afirma que como la corrupción se da necesariamente de manera subrepticia no hay forma de medirla directamente. ¿Cómo calcular la cantidad de sobornos o de desvíos de fondos? En todo caso, se puede saber lo que se denuncia, pero eso es sólo una parte. Por eso el IPC se construye a partir de encuestas realizadas a personas que tienen acceso a información privilegiada o que deben lidiar habitualmente con funcionarios públicos, como empresarios y especialistas de distintos ámbitos.

Somalia, con sólo 10 puntos, es por décimo año consecutivo el país más corrupto del mundo entre los 176 incluidos. Lo siguen muy de cerca Sudán del Sur (11), Corea del Norte (12), Siria (13), Libia (14), Yemen (14), Sudán (14), Afganistán (15), Guinea-Bisáu (16), Venezuela (17) e Irak (17).

El ranking de los países más y menos corruptos del mundo
Transparencia Internacional presentó la última versión de su Índice de Percepción de la Corrupción. Argentina está entre los cinco que más posiciones escalaron, y México entre los cuatro que más cayeron.

***************
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS
Ay CAM... Que bajos podemos llegar cuando se trata de intereses personales q ponemos encima del sentido común!!!!
julio tarrago


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Primavera Digital en Cuba: La izquierda reptil replantea y consolida sus posiciones

La izquierda reptil replantea y consolida sus posiciones

Por Primavera Digital en Cuba
16 enero, 2018

La Habana, Cuba, Redacción Habana, (PD) Son varias las figuras de relieve que recientemente han visitado La Habana para apoyar y respaldar a la más antigua dictadura del continente y de paso reunirse con el heredero en jefe a cargo de esta. Primero fue la Sra. Federica Mogherini, Alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, que consiguió acumular las más altas cotas de ridículo con su afirmación de que Cuba es ‘una democracia de partido único’ y de descrédito por su apoyo al régimen castrista. Luego le siguió la presidenta de Chile, Verónica Michelle Bachelet Jeria, quien parece creer que existen dictaduras malas y dictaduras buenas, la dictadura buena, castrista y la mala, de Pinochet o de cualquier otro no integrado en la Izquierda Reptil.

El fracaso global de la receta marxista leninista, solo ha conseguido que los antiguos comunistas hayan encontrado en las recetas fascistas una solución antidemocrática factible y coherente y ahí tenemos a Rusia, China y Viet Nam, que rebasado el marxismo leninismo, han eludido de forma brillante la democracia y el respeto a los derechos y libertades, que se muestran tan reacios a aceptar.

No todos los eméritos exponentes de la Izquierda Reptil pueden actuar y moverse desde el mismo carril. Resulta improbable que la Sra. Bachelet consiga en Chile reelegirse ininterrumpidamente como aspiran Nicolás Maduro, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega, Lula y el resto del tinglado. Entonces, lo único que quedaría, sería establecer una ‘democracia de partido único’ y desde este esquema sostenerse ininterrumpidamente en el poder como logró hacerlo el felizmente difunto ex dictador Fidel Castro.

Bajo una dictadura de partido único, algunos disfrutarán de yates suntuosos, campos de golf exclusivos y otras zarandajas obtenidas desde tajadas jugosas, obtenidas en actividades políticas revolucionarias mejor remuneradas. El resto, la mayoría se arrastrará en una miseria material sin precedentes. Entonces, solo hay que reptar con habilidad hasta alcanzarlo y ¡está hecho!

El caso es que para abusar, reprimir, golpear y matar sin pagar consecuencias onerosas por ello, se hace necesario destruir a los Estados Unidos y a las democracias sólidas de Occidente. De no ser posible destruirlos en los términos y condiciones necesarios, habrá que penetrarlos y destruirlos o debilitarlos adecuadamente desde dentro, con narcotráfico o bien situados reptiles con carisma y encanto en predios económicos, académicos, etc.

Los ex presidentes estadounidenses, terminan sus periodos y viven pensionados, pero ninguno se hace millonario desde el sillón presidencial ejecutivo. Los ex presidentes Dwight D. Eisenhower, Jimmy Carter, George H. W. Bush, Bill Clinton, George W. Bush, Barack Obama,  Gerald Ford, Richard Nixon, Ronald Reagan, John F. Kennedy y  Lyndon B. Johnson no se hicieron millonarios en el estilo de la izquierda reptil, que hicieron patente Lula Da Silva, Dilma Roussef, Hugo Chávez, Daniel Ortega y Fidel Castro, entre otros.

Entonces, si la Izquierda Reptil se replantea y busca consolidar sus posiciones, llegó el momento de estar alertas frente a tales acechanzas. Son hábiles, carismáticos y peligrosos. Aunque no hayan sido valientes, haber sido peligrosos debiera bastar.

primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Alberto Roteta Dorado: Sistema eleccionario cubano. ¿El más democrático del mundo?

Sistema eleccionario cubano. ¿El más democrático del mundo?

Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.
20 de enero de 2018

Santa Cruz de Tenerife. España.-  Se ha comentado hasta el cansancio sobre las próximas elecciones de Cuba, no tanto por los comicios propiamente dichos –algo que no tiene ningún significado para el pueblo cubano, agotado ya ante la falsedad de un diseño de sistema que pretende dar una irreal imagen ante un mundo, que dejó de creerle hace mucho tiempo–, sino porque el presidente cubano, Raúl Castro, afirmó que dejaría su cargo en este nuevo proceso eleccionario, lo que presupone la existencia de un nuevo presidente, siendo esto, lo que ha suscitado tanta especulación, en su gran mayoría carente de sentido, toda vez que el secretismo de estado, y al propio tiempo, los incoherentes vericuetos del “sistema electoral cubano” (¿existe realmente un sistema electoral?), limitan la seriedad investigativa,  y los “expertos” ávidos de opinar, acuden a la primera idea descabellada que les venga a su mente para lanzarla al mundo de los medios comunicativos.  

Me resulta difícil poder tratar el tema de las elecciones cubanas, toda vez que quien escribe este artículo no tiene bien definido qué términos utilizar para hacer referencia a unas elecciones que en sí no lo son – ¿comicios, elecciones, simulacro de…, en fin…?–, o a aspectos que vistos desde la óptica del régimen, o de lo que oficialmente se publica en la isla, dice ser democrático, aunque en realidad esto sea una de las mas colosales utopías de estos tiempos, para no ser demasiado agresivo y no atacarles desde el inicio de estas líneas.  

El primer aspecto que hemos de considerar es el referente al desconocimiento que tienen los cubanos acerca de una candidatura, en la que se supone figuren, por lo menos, dos aspirantes que se enfrenten como candidatos a la presidencia del país. Esto tiene como fundamento la idea de una “inexistencia de campañas electorales discriminatorias, millonarias, ofensivas, difamatorias y denigrantes. Los candidatos no pueden hacer campañas a su favor”, algo que establecen las inviolables leyes cubanas en este sentido. 

Pero este aspecto resulta extremadamente ambiguo, toda vez que, independientemente de que “los candidatos no pueden hacer campañas”, no existen candidatos establecidos optando por la presidencia del país, sino que esto se refiere a los candidatos a las asambleas municipales del gobierno, que en realidad son por los únicos que vota el pueblo, es decir, que la participación popular queda limitada a este primer peldaño, que los comunistas cubanos han denominado elecciones parciales, y que de acuerdo a la Ley No. 72 de 1992, de la Ley Electoral, en dichas elecciones parciales se elige a los delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular y sus Presidentes y Vicepresidentes, proceso que tiene lugar cada dos años y medio.

Esta Ley establece además las elecciones generales, en las que “se elige a los Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, su Presidente, Vicepresidente y Secretario al Presidente, Primer Vicepresidente, Vicepresidentes, Secretario y demás miembros del Consejo de Estado a los Delegados a las Asambleas Provinciales y Municipales del poder Popular y a su vez Presidentes y Vicepresidentes. Cada cinco años”.

Este diseño fue hecho de manera premeditada por quien quiso perpetuarse en el poder a la fuerza y a través de la manipulación de un grupo selecto de asambleístas, que son los que en última instancia, votan por la permanencia del presidente, y digo una permanencia del presidente, pues en Cuba se ha dado el caso de una continuidad durante casi cincuenta años de alguien que jamás fue elegido por su pueblo, y cuyo nombre no me gusta citar para no dañar lo que escribo.  

El segundo elemento que debemos considerar al tratar el escabroso asunto de las elecciones de Cuba es el referente a las campañas previas a los comicios, algo que, se supone se haga, como en la mayoría de los países del mundo. Como ya sabéis en Cuba no se realizan campañas. “En el país los candidatos a las diferentes instancias no realizan campañas” (…) “Como no hay lista de partidos, se vota directamente por el candidato que se desee”, afirma la oficialista EcuRed, que al propio tiempo lo asume de «Defiende Raúl Castro partido único como garantía de soberanía». (Soy exquisito en las fuentes para que los lectores puedan ampliar sus horizontes y analicen lo que de manera oficial dan a conocer los defensores del régimen, y que ellos consideran un paradigma democrático). 

Las campañas dejan de tener sentido desde el momento en que no existen candidatos, al menos conocidos para el pueblo, a la presidencia del país, y esto guarda una estrecha relación con la eliminación del pluripartidismo. Al existir de manera oficial un partido único, el Partido Comunista de Cuba, se supone que solo existan propuestas desde el seno de este movimiento; pero dichas propuestas son desconocidas por el pueblo cubano, que ofreció su “voto” por un candidato municipal, que al propio tiempo lo hizo a favor de otros candidatos provinciales, y así sucesivamente de modo algorítmico hasta llegar a los diputados de la Asamblea Nacional, y todo un diabólico mecanismo incomprensible que, en última instancia, “dicen” que “eligen al presidente”, algo que tiene lugar con un secretismo total, y de manera esquemática “aprueban” por “unanimidad” al presidente del país, en este caso, el presidente del Consejo de Estado, lo que también reestructuró el llamado líder histórico de la revolución cubana en 1976, con lo que asumía de manera absoluta todos los poderes – al menos de manera oficial, por cuanto ya lo había hecho desde los años iniciales de su tenebroso mandato–.  

El tercer aspecto es que no se tiene una idea precisa acerca del sistema de elecciones que se impuso en Cuba, toda vez que resulta incomprensible e inadmisible, y solo es defendido por los que resultan beneficiados y que han vivido, cual parásitos fagocíticos, a expensas de un sistema que les ha garantizado ciertos privilegios a cambio de lealtad y sumisión. No obstante, a una parte considerable de los cubanos – y prefiero no decir mayorías, ni un significativo por ciento, etc., para no caer en la especulación carente de sentido y de elementos objetivos para poder afirmar con certeza algo– no les interesa absolutamente nada acerca de las supuestas leyes de su país, y se adaptaron a un estado de mecanicismo y estatismo mental, del cual será muy difícil salir cuando tengan una verdadera democracia que en realidad no llegarán a comprender.    

Otro punto a considerar es que, aunque parezca increíble, la mayoría de la población cubana actual no tiene otra experiencia de esta naturaleza, excepto la que han vivido a través de un simulacro de asambleas, candidatos, votaciones, decisiones, etc. – las últimas elecciones verdaderas celebradas en el país fueron las de 1958–, pero jamás han conocido de los mecanismos y directrices acerca de un sistema de elecciones, de votaciones y de toma de decisiones, que no sea la forma simulada que ha utilizado el régimen para hacerles creer que son copartícipes de una “democracia”, de ahí los estereotipos de “democracia participativa”, el “voto directo del pueblo”, y hasta las estrafalarias afirmaciones de Ricardo Alarcón y otros altos funcionarios de que Cuba tiene el sistema de elecciones más democrático del mundo, algo que han repetido hasta “la médula”, cual mantra perturbador que ha llegado inevitablemente a unas pobres mentes que, más allá del poder de pensar por sí mismos, se han conformado con la resignación a cumplir lo que se les manda. 

No puedo concluir este comentario, aunque me extienda un tanto más y corra el riesgo de incomodar a mis lectores, sin mencionar dos de los principios generales que caracterizan al “Sistema Electoral Cubano”, y que me indignan sobremanera por su grado de falsedad. Me refiero a los referentes a la “total transparencia en los comicios”. (¿Cuáles comicios? ¿Existen en realidad comicios? ¿Podrá hablarse de transparencia?), así como, a la manipulada idea de una “alta participación del pueblo en las elecciones”. (Deben referirse a las elecciones parciales, las únicas en las que participa “el pueblo”, aunque habría que cuestionarse bajo qué condiciones de obligatoriedad participa, por cuanto, en las elecciones generales, en las que se supone, se elige al presidente, no existe participación popular). 

Si no se comprende el sistema eleccionario no os preocupéis, no se trata de un déficit intelectual, sino del absurdo de un macabro diseño establecido para engañar y garantizar una perpetuidad en el poder (ellos tampoco lo comprenden, pero lo ejecutan).  

Una nota necesaria: De acuerdo a investigaciones de The Economist Intelligence Unit, que examina el índice democrático en América Latina mediante fortalezas y debilidades, Cuba ocupa el peor lugar de la región, con una puntuación de 3.52 – por debajo de Haití que obtuvo 3.82–, lo que indica que está en la categoría de regímenes autoritarios, cuya puntuación es por debajo de 4, caracterizados por pluripartidismo político ausente, se les considera dictaduras, las elecciones, de haberlas, ni son libres, ni justas, se reprime la crítica al gobierno, y no existe poder judicial independiente. 



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

sábado, enero 20, 2018

Video. Simposio Martí: Antítesis del comunismo. Exponiendo la verdad sobre el Maestro y su apreciación del socialismo,. Participan: Julio M Shiling, Ángel Cuadra, José Raúl Vidal y Frank Rodríguez

T V Libertad
Published on Jan 19, 2018
Julio M. Shiling hizo la presentación del Simposio Martí: Antítesis del comunismo. Exponiendo la verdad sobre el Maestro y su apreciación del socialismo, celebrado el 18 de enero, 2018 en West Dade Regional Library de Miami, auspiciado por Patria de Martí y Alianza Democrática.
El moderador del evento fue Julio M. Shiling, director de Patria de Martí.
Los panelistas fueron:
Ángel Cuadra, Poeta y abogado
José Raúl Vidal, Escritor e investigador
Frank Rodríguez, Editor y economista

Presentación del Simposio Martí Antítesis del comunismo por Julio M Shiling



Ponencia de Ángel Cuadra



Ponencia de José Raúl Vidal



Ponencia de Frank Rodríguez 



Preguntas y respuestas





Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Ramón Muñoz Yanes: Verdades incómodas de un mito. Otras versiones de la muerte o ajusticiamiento de Alberto Delgado el agente de la Seguridad del Estado conocido como El hombre de Maisinicú


Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

En una entrevista que hace muchos años el diario Juventud Rebelde le hizo al entonces Teniente Coronel Longino Pérez Díaz, oficial del G-2 que atendió a Alberto Delgado durante cierto tiempo, Longino hizo anécdotas sobre el carácter explosivo, temerario y la poca profesionalidad de Alberto Delgado como agente. Longino habló de como Alberto era burlón e indisciplinado y como tuvo que frenar su indisciplina acudiendo a su pasado militar; habló de como Alberto Delgado quería que le dieran un carnet del G-2 estando en misiones como agente y cómo cuando una vez fue a Trinidad ( pueblo en ese entonces mayoritariamente en contra de la Revolución ) y tuvo una discusión en plena calle con una persona que manejaba un vehículo ( creo que Alberto Delgado iba a caballo) a gritos alardeó, ante muchas personas que estaban viendo y oyendo la discusión, de que él era del G-2. Longino explicó en esa entrevista el arduo y extenso trabajo de ¨profilaxis¨ que tuvo que hacer para que Alberto no quedara descubierto como agente del DSE. La otra persona con la que discutió Alberto Delgado era también oficial de Seguridad del Estado. A los oficiales que atendían a Alberto no les sorprendió su muerte y ya, según ellos testimonian, le habían sugerido a Alberto que no continuara con esa misión, pero él se había negado.
(Mario, un alzado que conoció a Alberto Delgado Delgado y que cumplió 15 años de prisión)

 Estando en Cuba, me enteré en los años 90s por un amigo mio que había atendido a la madre de Maro Borges (Alfredo Amarantes Borges Rodríguez (Maro) en el Hospital Ortopédico Fructuoso Rodríguez, que la madre de ¨Maro¨ le había dicho que Alberto Delgado Delgado y su hijo ¨Maro¨eran como hermanos pues se conocían desde niños.

En el libro Las Reglas del Juego, libro editado y con textos de la Comisión de Historia de los Órganos de la Seguridad del Estado, Dirección Política Central, Ministerio del Interior, por los 30 años de la Seguridad del Estado aparece un documento oficial y secreto con fecha 27 de abril de 1967 donde se dice que Alberto era natural de Caracusey, Bo. Casilda, Trinidad. Aquí les publico una fotocopia de él, aunque la calidad no es buena.

En Miami, en la presentación del libro Escambray: La historia que el totalitarismo trató de sepultar. de la profesora Idolidia Darias en el Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo, IMHCT, pregunté sobre si era verdad que Alberto Delgado y Maro Borges eran amigos de la infancia y Pedro Corzo me dijo, ¨le voy a dar la palabra a alguien que te podrá contestar esa pregunta mejor que cualquiera de los que estamos en la mesa¨; seguidamente le dio la palabra a Mario, si mal no recuerdo, un señor ya mayor de complexión recia y de mediana estatura y de hablar bajo y sencillo que había cumplido 15 años de prisión por estar alzado en el Escambray. me explicó que Alberto Delgado no sólo traicionó a Maro Borges sino a muchos que eran amigos de él cuando eran muy jóvenes y iban a cortar caña y que él era uno de esos amigos que traicionó Alberto Delgado; terminó diciendo que no sólo Alberto Delgado traicionó a Cuba y a la Causa, sino también a sus amigos de muchos años.


************

Tomado de https://www.facebook.com/zoe.valdes

Verdades incómodas de un mito.

Por Ramón Muñoz Yanes.


En 1973 se rueda un filme dirigido por Manuel Pérez, que se estrenaría un año más tarde y que marcaría espacio propio en la cinematografía cubana posterior a 1959. Entre los protagónicos, Sergio Corrieri, Reinaldo Miravalles, Adolfo Llauradó y Raúl Pomares, me refiero al Hombre de Maisinicú.
El filme narra las peripecias y éxitos hasta la muerte, de un agente de la Seguridad del Estado, Alberto Delgado y Delgado. El agente infiltrado entre los alzados del Escambray, fue la pieza esencial para la captura y posterior fusilamiento de dos grandes grupos de alzados, capitaneados por Maro Borges y Julio Emilio Carretero.

En el filme se ocultan detalles interesantes y que han visto la luz, muchos años más tarde. Tras el paso de los años hay preguntas que hacerse de indudable lógica.
1. ¿De dónde era Alberto Delgado y Delgado?
2. ¿Cómo pudo infiltrarse un agente del G-2 entre las filas más altas de los alzados?
3. ¿Cómo sorteó la entrevista con la madre de Tomás San Gil, Benilde Díaz, una mujer con experiencia de años colaborando con la insurrección armada y con el recelo lógico de la clandestinidad, más aún en pleno luto por la reciente muerte de su hijo en combate?

Durante años, se ocultó la procedencia real de Alberto Delgado y Delgado, señalándose que a pesar de haber nacido en las proximidades de Trinidad, se había trasladado desde muy joven a Camagüey. La realidad es otra, pero mostrarla en el filme, haría cambiar la opinión del espectador.

(Alberto Delgado Delgado)

Alberto Delgado y Maro Borges, fueron íntimos amigos de la infancia y la adolescencia. Años más tarde, la propia madre de Maro Borges, dejó constancia verbal a testigos de que su hijo y Alberto Delgado eran como hermanos. Nacido en Caracusey, a unos kilómetros de Trinidad, el posterior agente del G-2 no sólo traiciona al amigo de su infancia, sino a muchos conocidos de su juventud alzados en El Escambray. Este es un punto de inflexión en la historia que explica el motivo principal de la gran confianza depositada en él, por los más altos mando de la guerrilla del Escambray.

El deseo de Alberto de complicar a todos los que conducía a la detención era persistente. Narra Amador Acosta, uno de los sobrevivientes de la guerra campesina, bien documentado en el libro de Enrique G. Encinosa, Escambray La Guerra Olvidada, que camino de la costa la tropa detuvo a un joven y que Alberto insistía que había que ejecutarlo para no dejar testigos, a lo que la tropa se negó de plano, tal era la catadura moral de este individuo.

Tampoco su final fue heroico. A pesar de que Cheíto León había establecido una contraseña secreta, con uno de los miembros de la tropa de Carretero anteriormente capturada, cierto es que la contraseña oficial fue dada por Radio Swan por la propia Seguridad del Estado. Cheíto León podía sospechar, pero no estaba seguro como para ejecutarlo, lo que coincide con testigos de los hechos, que afirman que Alberto Delgado si confesó y que imploró, señalando que se había prestado para la delación tras una detención anterior por conspiración y que no quería morir. Esto apoya la tesis de que la confesión fue decisiva, para su ejecución por la tropa de Cheíto León a la orilla del río Guayrabo próximo a la finca Masinicú, que es el nombre real y no el de Maisinicú usado en el filme.

El balance de la delación de Alberto Delgado y Delgado fue de 18 cubanos condenados a treinta años de prisión y 12 fusilados, entre los que se encontraban varios conocidos suyos.

La historia y la verdad no perdonan, el falso barniz de algunos no soporta el peso de la realidad.
R.Muñoz.
**************


(Comentario del Bloguista de Baracutey Cubano: en esta foto histórica de una importante reunión de jefes de alzados en las montañas del Escambray  se identifican a: en la fila trasera y al centro con sombrero alón a Osvaldo Ramírez, quien fuera el primer jefe de todo el Escambray; a su lado Evelio Duque, quien moriría en Miami después de muchos años. Al lado de Osvaldo Ramirez y con el fusil levantado se encuentra ¨El Congo Pacheco¨y a su lado el joven Tomás San Gil quien llegaría a ser jefe de todo el Escambray. En la fila delantera y segundo de izquierda a derecha se encuentra Julio Emilio Carretero Escajadillo, uno de los últimos jefes de todos los alzados  del Escambray. La señora es la madre de Tomás San Gil.)


Ubicación de muchos de los grupos de alzados en la antigua provincia de Las Villas y cercanos a sus límites provinciales. Añadido por el Bloguista de Baracutey Cubano.

Fragmento del Capítulo XI EL HOMBRE DE MAISINICU Y LA ETAPA FINAL DEL ESCAMBRAY del libro de Enrique G. Encinosa titulado  Escambray: La Guerra Olvidada

....
........
.......
Amador Acosta, uno de los sobrevivientes de la guerra campesina, era capitán en la guerrilla de Maro en aquel momento. Su versión de lo sucedido es muy diferente a la de la trama en la película castrista.

Acosta nos dijo: «Cerca de Jatibonico nos encontramos con un muchacho, y lo tomamos prisionero. Delgado quería matarlo, para así implicarnos a todos en un asesinato. Nosotros estábamos opuestos pues el muchacho aparentaba estar de nuestra parte. Delgado le empezó a dar cranque a Raúl Morel, el segundo de Maro, para que matara al muchacho. Raúl y su familia habían sufrido mucho, y no había que darle mucha cuerda. Delgado se dió cuenta de este detalle y le insistió a Raúl para que hiciéramos algo con el muchacho. Yo, dirigiéndome a Delgado, le dije: -'Mire, si aquí tenemos que matar a uno o a cien hombres, lo hacemos y se acabó. Pero esto, no es un asunto de usted. No se meta'. Pero Delgado me ignoró, y siguió jodiendo con el asunto. Yo rastrillé el Garand y le apuntándole al pecho, le dije: -'Si lo que tú quieres es ver a un muerto, entonces ponte espejuelos, que el muerto vas a ser tú.- Entonces se calmó y al muchacho lo dejamos que se fuera.»

Al llegar a las cercanías de Morón, Alberto Delgado fue al pueblo a coordinar contactos. Aunque en la película mencionan al Teniente Candelario Rubiel como el alzado que lo acompañó al pueblo, el guerrillero fue realmente Amador Acosta, vestido de civil y armado de una pistola. En la ciudad de Morón, ambos hombres se entrevistaron con Sánchez, el misterioso contacto clandestino de Delgado, quien era en realidad un agente de Seguridad del Estado. Sánchez les prometió un camión para trasladar a los alzados de Morón a Punta Alegre, desde donde serian transportados en el bote de un pescador, a un islote .

El cuatro de febrero de 1964, la guerrilla de Maro Borges fue recogida en un cayo por un barco pintado de blanco, con tripulantes rubios_ que hablaban inglés. Confiados en que estaban a salvo, los guerrilleros comieron emparedados y tomaron las cervezas que estos aparentes tripulantes norteamericanos les ofrecían. Inocentemente, entregaron las armas y se les dijo que bajaran al pañol del barco para recibir un exámen médico. Uno a uno, estos hombres fueron atacados por los agentes de Seguridad del Estado, que se encontraban allí escondidos. El viaje que esperaban concluyera en Miami, sólo los llevó a una celda en Villa Marista donde se encuentran las oficinas de Seguridad del Estado en la Habana.

(Julio Emilio Carretero Escajadillo después de ser capturado sin miedo y totalmente tranquilo pese a saber la pena de muerte que se le aplicaría. Fotos y comentarios del Bloguista de Baracutey Cubano)

Mientras esto sucedía, Delgado, de regreso al Escambray, comenzó a preparar otra trampa, esta vez para el Comandante Julio Emilio Carretero. En los preparativos para su fuga, y como ignoraba la suerte corrida por Maro Borges y su grupo, Carretero acordó que llegando a Miami, le enviaría un mensaje a su Lugarteniente José Cheito León. Carretero se proponía utilizar la onda de Radio Swam, en el programa del periodista Luis Conte Agüero. La clave sería transmitida por tres días consecutivos, garantizándole a Cheito León que la ruta vía-Delgado era segura. Al oir esto, Delgado no se inmutó. El infiltrado sabía que la Seguridad del Estado podía interferir las transmisiónes de Conte Agüero y sobreponer otras transmisiónes con la clave adecuada. Lo que Delgado no sabía, era que uno de los guerrilleros de Carretero había establecido una segunda clave privada entre él y un familiar en Trinidad. La segunda clave, una llamada de teléfono desde Miami, indicaría que la ruta era segura. Ese mensaje teléfonico que nunca llegó seria el principio del fin para Alberto Delgado.

El 9 de marzo de 1964, Carretero cayó en la trampa castrista con catorce de sus hombres y Zoila Aguila, La Niña de Placetas, la única mujer que dirigió una guerrilla en combate.

El balance siniestro de la misión del infiltrado castrista Alberto Delgado y Delgado, conocido como El Hambre de Maisinicú fue el siguiente: más de treinta guerrilleros fueron llevados a juicio en La Habana, dieciocho hombres -entre ellos Amador Acosta, y una mujer, Zoila Aguila Almeida (La Niña de Placetas)-, fueron sentenciados a largas condenas carcelarias, doce hombres incluyendo a los Comandantes Maro Borges y Julio Emilio Carretero, fueron condenados a morir fusilados. En el breve juicio, Maro declaró sus sentimientos hacia el sistema en una forma burda, pero muy clara: «¡Yo me cago en la Revolución y me limpio el culo con Fidel Castro!» dijo el jefe guerrillero.

(Zoila Aguila Almeida (La Niña de Placetas y posteriormente La Niña del Escambray)

El 22 de junio de 1964, en los fosos de la Fortaleza de La Cabaña, doce hombres se encararon al paredón de fusilamiento: Maro Borges, Irenio Borges, Raúl Morel, Macho Jiménez, Andrés Oramas, Toniás García Valle, Julio Emilio Carretero, Cuco Cedeño, Blas Ortega, Valentín Hernández, Manolo Munsó La Guardia y Benito Rodríguez Pedraja. Parados juntos, en la oscuridad de la noche, iluminados por la luz blanca de reflectores, los doce hombres cantaron el Himno Nacional mientras los rifles FAL disparaban, y los plomos destrozaban sus cuerpos.

Mientras tanto, en el Escambray, Cheíto León esperaba el mensaje radial. La primera clave fue dada, pero la segunda clave, la llamada telefónica, la que El Hombre de Maisinicú desconocía, nunca llegó. Che [lo, desconfiado como todo buen alzado, comenzó a tener dudas de Alberto Delgado.

El Comandante José Cheíto León Jiménez, que había asumido el mando de los pocos grupos que aún quedaban en el Escambray, se había ganado sus galones --al igual que todos los otros jefes guerrilleros- por sus méritos. Era un hombre joven, de 26 años, fuerte y afable, Cheíto había sido educado en Trinidad. Estaba trabajando como camionero, cuando decidió alzarse para combatir al comunismo. Él y su hermano Berardo habían reclutado diecinueve hombres de la zona, que se irían con ellos dos. Conscientes de que carecían de armamento y de experiencia militar, los veinte y un hombres se enlistaron en un batallón de milicia. Después de varias semanas de entrenamiento básico, los nuevos reclutas desertaron en abril de 1961 y se alzaron, llevándose con ellos los rifles checos M52. Con tres años de experiencia en el combate, Cheíto León era, a pesar de su juventud, un veterano curtido en docenas de encuentros contra fuerzas siempre superiores.

(José ¨Cheíto¨ León Jiménez)

Con la sospecha escondida en lo más profundo de su pensamiento, Cheíto León se reunió con Alberto Delgado a la orilla de un río próximo a la finca Maisinicu. Delgado, cínicamente había mandado a matar a una res de la finca para festejar el viaje de la gruerrilla a Miami. Cheíto fingiéndole amistad, celebró junto a él, hasta que no pudo contenerse más, confrontó al traidor. En la panfletaria película castrista, Delgado murió valientemente y desafiante. Pero en la realidad -contado por los sobrevivientes- no fue así. Al ser emplazado por Cheito León, Delgado le negó repetidamente ser agente castrista. Después, llorando, declaró que había sido obligado a ayudar a la Seguridad del Estado cuando él había sido descubierto conspirando. En sus últimos momentos le pidió clemencia, aludiendo que él era un padre de familia. Cheíto León ignoró los gritos del traidor, también Carretero era un padre de familia y Delgado los había entregado miserablemente. Alberto Delgado fue ajusticiado. Al día siguiente su cuerpo colgado de una guásima, fue descubierto por campesinos de la zona.

Una vez desenmascarada la infiltración de Delgado, la Seguridad del Estado lanzó una redada, arrestando a toda persona que había tenido contacto con El Hombre de Maisinicú. Dos empleados de la finca -- Varela y Pepe Yoyo----, fueron fusilados, Siripio Hernández, otro empleado fue condenado al presidio político. Dos cuñados de Alberto Delgado, José y Alberto Nodal, recibieron condenas carcelarias por haber estado involucrados en la línea de suministros a los alzados. 
........
........
........


****************


El autor del último libro proCastrista  publicado en Cuba sobre la vida de Alberto Delgado Delgado, «El hombre de Maisinicú», narra una historia  de  la muerte de Alberto Delgado diferente a la de  la película oficialista El Hombre de Maisinicú y también diferente a la versión  que se encuentra en el libro de Enrique Encinosa.




Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Video. Donald Trump y su guerra contra la izquierda radical. Participan: Frank de Varona y Julio M. Shiling con el historiador y presentador Enrique Encinosa

T V Libertad
Published on Jan 17, 2018
Trump y su guerra contra la izquierda radical, Frank de Varona y Julio M. Shiling con el historiador y presentador Enrique Encinosa, en el programa "El Mundo al Día" de La Poderosa 670 AM, transmitido el 16 de enero, 2018.

Donald Trump y su guerra contra la izquierda radical




Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

viernes, enero 19, 2018

Roberto Álvarez Quiñones: ¿Solo en Cuba llueve y hay sequías?

Tomado de http://www.diariodecuba.com

¿Solo en Cuba llueve y hay sequías?

Por Roberto Álvarez Quiñones
Los Ángeles
16 de Enero de 2018


Siempre que leo las excusas que ofrece el régimen castrista de huracanes y lluvias para justificar la bajísima producción de azúcar, me acuerdo de lo que a fines de los años 60 me dijo off the record el director de Organismos Internacionales del Ministerio del Comercio Exterior (MINCEX), Mario García Incháustegui.

El exembajador ante la ONU, quien en 1962 hizo el ridículo al afirmar que en Cuba no había armas nucleares, me confesó que en la Organización Internacional del Café (OIC), en Londres, ya no creían los pretextos que él daba allí para justificar los incumplimientos de exportaciones de Cuba. Esa entidad asignaba cuotas de exportación a los países miembros para evitar que una sobreoferta mundial de café deprimiese los precios. Incháustegui culpaba a los ciclones y otras afectaciones climáticas. "Yo insisto en mis argumentos, pero ya no me creen", me dijo. Finalmente la OIC le suprimió la cuota a Cuba y la repartió entre otros países que pedían exportar más.

Recordemos que en los años 40 y 50 Cuba era uno de los mayores exportadores de café a nivel mundial. Entre 1928 y 1948 la Isla produjo como promedio anual 30.000 toneladas (TM). Y en 1960, último año del capitalismo en la Isla, produjo 60.000 TM. Claro, al implantarse el comunismo todo cambió. En 2016 se produjeron 5.687 TM, y en 2017 aún no hay estadísticas disponibles, pero al parecer fueron 5.500 TM. Diez veces menos que hace 58 años.

Hago este paréntesis cafetalero porque si en la Organización Internacional del Azúcar (OIA), con sede también en Londres, hubiese hoy cuotas de exportación de azúcar, como en el siglo pasado, ya Cuba también la hubiese perdido hace rato.

Excusas y pretextos

En el siglo XX hubo Convenios Internacionales del Azúcar entre países exportadores e importadores con cuotas de exportación para evitar el desplome de precios. El último con cuotas terminó en 1987. En 1993 se puso en vigor otro, pero sin cuotas. Hoy la OIA funciona solo como recolectora de datos.

El Gobierno de Raúl Castro informó hace unos días que las lluvias de noviembre, diciembre y enero han afectado el 70% del área total cañera, y que de los 53 centrales disponibles solo están trabajando 26, y a la mitad de su capacidad.

Juan Carlos Pérez, director de Atención a Productores de AZCUBA, le habló al diario Granma de "tensiones climáticas", "estragos de la sequía presente en los meses de junio a septiembre del 2017, periodo de mayor crecimiento del cultivo" de la caña.

(Caña de azúcar cortada )

En tanto, Dionis Pérez, también dirigente de AZCUBA, culpó de los problemas de la zafra a las lluvias, aunque de pasada admitió un mal manejo industrial. Otro funcionario estatal, Sergio Guillén, precisó que el contenido de sacarosa hoy está entre el 15% y el 16%, y se requiere un 18%.

Ciertamente la caña necesita agua para crecer, pero ya en noviembre debe dejar de crecer para madurar y acumular sacarosa. Si llueve, la caña reanuda su crecimiento verde y no acumula suficiente sacarosa, con lo cual el rendimiento se cae.

¿No había lluvias a destiempo antes de 1959?


Todo esto se entiende, pero surgen ciertas preguntas: ¿Es Cuba el único país productor de azúcar de caña al que azotan los huracanes y donde llueve en períodos de maduración de la caña? ¿Nunca hubo ciclones, lluvias excesivas, o sequías, antes de 1959? ¿Cómo entonces era Cuba el mayor exportador mundial de azúcar?

Con lluvias, ciclones, sequías cíclicas, plagas, rayos y centellas, Cuba fue la azucarera del mundo durante más de 160 años, desde la revolución en Haití a fines del siglo XVIII. En 1894 alcanzó ya 1,1 millón de TM, un tercio de toda el azúcar producida en el mundo. En 1925 produjo 5,1 millones TM, el triple de lo producido en 2017.

Pero, al igual que ocurrió con el café, con el castrismo Cuba pasó de mayor exportador mundial de azúcar de caña, a importarla de Brasil, República Dominicana, Colombia, EEUU y hasta de Europa (Bielorrusia), durante la primera década de este siglo, para cubrir el consumo nacional y cumplir los compromisos de exportación. Para colmo, Fidel Castro ordenó la destrucción de dos tercios de la industria azucarera, una de las mayores del mundo.

No, no es cuestión de un "encarne" de la Madre Naturaleza con la Perla de las Antillas. No hay que buscar causas atmosféricas, ni culpar al calentamiento global (que afecta a todos por igual). Es algo menos complicado y fácil de solucionar: el problema es político.
 
(Libro de Oscar Pino Santos. escrito en 1957,   donde se muestran rendimientos agrícolas antes de 1959, los cuales nunca fueron ni remotamente alcanzados en la Cuba oprimida por el Castrismo. En el artículo Sin azúcar y sin país de Roberto Álvarez Quiñones  se lee:  ¨En  1940 Cuba devino el productor de azúcar de caña más eficiente mundialmente al registrar un 13,17% de rendimiento industrial: por cada 100 partes de peso verde de la caña se extrajo más de 13 partes de azúcar. Algo nunca visto. En los años 50 la Isla exportaba la mitad de toda el azúcar mundial, con una producción entre 5,3 y 7,1 millones de toneladas métricas, en 161 fábricas y un rendimiento industrial promedio de 12,7%, el mayor del planeta¨. Fotos, comentarios y tablas añadidas por el bloguista de Baracutey Cubano )

Tan pronto Fidel Castro asaltó el poder a tiros, y azuzado por el estalinista confeso Che Guevara, a fines de 1960 el régimen estatizó la industria azucarera. En solo dos años la producción se desplomó de 6,8 millones de TM a 3,8 millones en la zafra 1962-1963.

La Unión Soviética, para que La Habana le diera algo a cambio de mantener la dictadura y su parasitaria economía con subsidios millonarios, convirtió a Cuba en la azucarera de la URSS y de Europa del Este. Enviaba a la isla caribeña los equipos, el fertilizante y todos los insumos necesarios, y hasta construyó nuevas fábricas de azúcar. Con tales subsidios de Moscú la producción subió a seis y siete millones de TM anuales ¿No llovía entonces en invierno? ¿No pasó ningún ciclón?

Se desintegró la URSS y la producción azucarera se hundió al punto de registrar la misma cantidad de azúcar que antes de la Guerra de Independencia. Y es que mientras en los años 50 la Isla importaba solo el 4% de los insumos de la zafra, según el Anuario Estadístico de Cuba, con el castrismo dependía totalmente de la URSS.

Al suprimirse la libre empresa y dirigirse la economía como enseñaban Marx y Lenin se borró de la memoria nacional que en 1940 Cuba era el país más eficiente del mundo en la industria azucarera. Ese año registró un 13,17% de rendimiento industrial. Por cada 100 partes de peso verde de la caña se extrajeron más de 13 partes de azúcar. Algo nunca antes logrado en el mundo. Y en los años 50 obtenía un rendimiento industrial promedio de 12,7%, el mayor del planeta.

Rendimientos cañeros bochornosos


Luego de la impronta aciaga castro-guevarista, los rendimientos cubanos de caña por hectárea pasaron a ser bochornosos. Precisamente desde el mismo año en que murió el Che, 1967, Cuba registra los más bajos rendimientos cañeros del orbe. Oscilan entre 24 y 42 toneladas de caña por hectárea, según la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) . Es decir, están muy por debajo del promedio mundial, que varía entre 65 y 72 toneladas.

Antes de 1959 Cuba era el líder latinoamericano en esos rendimientos de campo. El actual líder es Perú y registra 128 TM de caña por hectárea, según FAOSTATS, la base de datos de la FAO. Le sigue Guatemala con 95 TM. República Dominicana, más parecida a Cuba, obtiene 80 TM.

(Tabla extraida del antes mencionado libro de Oscar Pino Santos quien hasta sus últimos días, ¿2006?,,   trabajó en en el Consejo de Estado de los Castro y NUNCA criticó los bajos rendimientos agrícolas alcanzados bajo el Castrismo)

El colmo es que países africanos pobres vapulean a Cuba. Según la FAO en 2014 Senegal obtuvo 117 TM de caña por hectárea; Malawi, 107; Zambia, 104; Chad, 102; Burkina Faso,101; y Etiopía, 99. ¿Por arte de magia jamás llueve a destiempo para la caña en esos países africanos?

El célebre slogan de la campaña de Bill Clinton cuando derrotó a George H.W. Bush en 1992, rezaba: "Es la economía, estúpido". Bush tenía una aprobación superior al 80%, pero perdió las elecciones a causa de la recesión económica.

En el caso cubano, a la élite dictatorial hay que decirle exactamente lo contrario: "Es la política, estúpido". Hay que desmontar el absurdo modelo económico socialista y eso solo se logra con un cambio político total.

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...